Perdida. Mucho más que el matrimonio según Fincher

gone-girl-movie-hd-trailer-captures00002_1_1

Como advierte continuamente un articulista de cine amado y odiado a partes iguales, son muy pocos los directores americanos actuales capaces de suscitar una alta expectación entre los cinéfilos con cada uno de sus estrenos. Si dejamos de un lado a los Allen, Eastwood o Scorsese, ya considerados clásicos por su larguísima trayectoria, nos quedan muy pocos que puedan alcanzar esa categoría. Paul T. Anderson es uno de ellos. Por supuesto, David Fincher sería otro de esos casos, capaz de hacer suyos trabajos ajenos e integrarlos en su particular universo creativo.

Conocido por diseccionar el reverso más tenebroso del ser humano y de la sociedad que ha creado, el director de Seven vuelve sobre esta senda en su ultima obra Perdida (Gone Girl), adaptación del bookbuster publicado por Gillian Flynn en 2012.

En su quinto aniversario de boda, Nick Dunne (un creíble Ben Affleck) vuelve a casa después de pasar un rato junto a su hermana en el bar que regentan. Al llegar, encuentra rastros de violencia pero ninguno de su mujer Amy (estupenda Rosamund Pike), lo que le hace contactar inmediatamente con la policía. Sin embargo, cuando los detectives comienzan a investigar empiezan a sospechar del propio Nick.

Tras un punto de partida que podría circunscribirse al género del thriller que tanto gusta a Fincher, véase entre otras The Game o Millenium, y a través de su habitual manera de narración procedimental que también exhibe en esta película, como hiciera en la referida Seven o en Zodiac, el director de Alien 3 pasa a abordar los dos temas que más le atraen de esta obra: la relación amorosa, que ya tocara en El curioso caso de Benjamin Button, aunque en ese caso de una manera absolutamente más romántico-lírica; y el ser y pretender ser bajo la terrible influencia de los medios de información presentes en toda su filmografía de una manera u otra.

Evidentemente, Perdida no es un nuevo Benjamin Button. Tras un inicio (narrado en flashback) de idilio que podría recordar a aquélla, Fincher cambia el tercio para acercarse al matrimonio desde el cinismo y la frialdad, recurrente en su presentación tanto de personajes como de ambientes. Para ello, el director vuelve a jugar con la dirección artística y la fotografía y, como ya hiciera en El club de la luchaLa red social, con los vaivenes narrativos tanto temporales como de puntos de vista que otorgan al espectador el inevitable beneficio de la duda para poder seguir enganchado tanto a la relación como al misterio, incluso en ese tercio final mucho más anodino en lo narrativo.

En cambio, el acercamiento a los medios de información/comunicación se realiza desde una perspectiva más carnavalesca, incluso caricaturesca, dentro de ese contexto de thriller en que se mueve el film, lo que nos recuerda mas a la sátira wilderiana, presente también en parte de su trayectoria, véase el inicio de Millenium o El club de la lucha, y quizás más alejada de la visión más compleja de los mismos y de los que participan de estos que nos mostrara en Zodiac o La red social.

Con todo, Fincher sabe tejer la tela de araña para envolver al espectador en este thriller convertido en sátira o viceversa, del que algunos saldrán aterrorizados, otros preocupados, muchos divertidos, y los menos -esperemos- con cierto aire de satisfacción.

Nota al pie: No recomendada a parejas recién prometidas o casadas. 

Happy Valley, la cruda realidad

happy-valley

“I’m Catherine, by the way! I’m forty-seven, I’m divorced, I live with my sister – who’s a recovering heroin addict – I have two grown-up children. One dead and one who doesn’t speak to me. And a grandson!”

Pum. Así se presenta Catherine en los primeros minutos del piloto de Happy Valley. Una introducción poderosa y enérgica, como ella. Sargento de policía, esta mujer es eficaz en un trabajo que pudo tener un futuro más brillante, pero que quedó en segundo plano tras la desdicha familiar que le tocó vivir.

Happy Valley es una serie producto de la BBC, buen aval, pero que está pasando de puntillas para el gran público. Todo hasta que se lance su adaptación americana. O hasta que os fiéis de mi palabra, la veáis y quedéis tan maravillados que no os quede otra opción que hablarle a todo el mundo sobre ella. Os pasará, prometido.

Confirmada su renovación por una segunda temporada, los 6 capítulos de una hora de duración que completan esta primera entrega son uno de los dramas más realistas que uno pueda ver en el panorama seriéfilo. Historias verosímiles, crudas, duras. La ambientación en una pequeña localidad de Yorkshire, donde todo el mundo se conoce, facilita que todas las tramas conecten con perfecta naturalidad.

Con ejemplos como Luther, cómo no querer a Alice Morgan y al personaje de Idris Elba; la encumbrada con total merecimiento Sherlock; o Utopía, de la que me vi incapaz de escribir, me estoy volviendo gran seguidor de las series británicas. Sally Wainwright, artífice de Happy Valley, se alzó con dos premios BAFTA por Last Tango in Halifax, serie a la que, visto lo visto, también habrá que darle una oportunidad.

La trama, como ya he dicho, hace mucho, pero las actuaciones son, asimismo, muy brillantes. Sarah Lancashire y James Norton son los intérpretes que más sobresalen, pero el reparto que les acompaña es igual de bueno. Nombres que, seguramente, no nos sonaban hasta ahora, pero a los que habrá que seguir la pista.

happy-valley2

Crematorio

crematorio

El verano, época perfecta para ponerse al día con tareas ya prácticamente olvidadas, me ha dejado tiempo para rescatar una serie española: Crematorio. La serie, de ficción aunque no extrañaría que fuera real, fue dirigida y escrita por Jorge Sánchez-Cabezudo y está basada en la novela homónima de Rafael Chirbes.

Muy a pesar de Sánchez-Cabezudo y Chirbes, el nombre que más sobresale de esta producción española no es el suyo, sino el de Pepe Sancho. El veterano actor lideró la serie con su característico ímpetu. Sería osado decir que es el mejor papel de su carrera, puesto que su lista de honores es extensa, contando los múltiples personajes que ha interpretado en cine, series y teatro. Meterse en la piel de Rubén Bertomeu fue uno de sus últimos trabajos, pues en 2013, dos años después del estreno de Crematorio, Sancho fallecía víctima de un cáncer de pulmón.

La trama nos sitúa en el pueblo ficticio de Misent, donde el constructor Rubén Bertomeu intenta ampliar sus dominios con Costa Azul, un nuevo complejo residencial. No faltan los tejemanejes políticos, alianzas con la mafia rusa y numerosos actos fuera de la legalidad. Bartomeu no sólo lidia con su vida profesional, sino que su faceta personal le quita habitualmente la paz. Su novia, su hija, su nieta y su madre son constantes quebraderos de cabeza. Él ha elegido ese tipo de vida y no le queda más remedio que sobrevivir a ella.

Además de Pepe Sancho, hay otros nombres conocidos en el reparto de la serie: Alicia Borrachero, Juana Acosta, Aura Garrido, Montserrat Carulla o Chisco Amado. La producción fue galardonada con el Premio Ondas a mejor serie española. Por si fuera poco, la cabecera está interpretada por uno de los grandes músicos de este país: Loquillo.

Como ya he dicho, tanto Misent como el argumento podrían ser perfectamente reales. Con añadir unos sobres circulando por ahí y unos trajes hechos a medida, las páginas de los periódicos de cualquier día de estos podrían estar ocupadas por los personajes de Crematorio.

Los 8 capítulos de los que se compone Crematorio son la medida perfecta para sacarle todo el jugo a la serie y no cansar al espectador. @CharlySogorb ya me avisó que hay tramas más interesantes que otras, habiendo algunas, como la de la nieta, que no aportan mucho. Aun así, y salvando las innumerables distancias, tiene un atractivo aroma a HBO. Y no sólo porque fuera emitida por Canal+.

Si no la has visto, te la recomiendo. Deja de tragarte capítulos repetidos de AídaAquí no hay quien viva y comprueba que la ficción española tiene potencial. Y mucho.

crematorio02

Locke

locke-tom-hardy

Locke, además de ser el padre del liberalismo y uno de los personajes principales de Lost, es una de las películas más peculiares que he visto últimamente. Ni tiene una histriónica trama ni los efectos de ciencia ficción llenan la pantalla. Es, simplemente, Tom Hardy conduciendo hacia Londres y hablando por teléfono mientras maneja el volante. Nada más.

Es, precisamente, en esa sencillez donde reside su peculiaridad. El espectador ni siquiera necesita firmar un pacto de lectura, todo lo que se narra es verosímil. Su único deber es permanecer poco más de 80 minutos frente a la pantalla mientras Ivan Locke intenta, por un lado, llegar a su destino y, por otro, que su vida no se desmorone.

“Two hours ago, I had a job, a wife, a home. And now I have none of those things”.

Steven Knight, creador del concurso ¿Quién quiere ser millonario?, nominado al Oscar por el guión de Dirty Pretty Things y que ahora trabaja en el guión de World War Z 2, escribe y dirige esta película, sin duda, de menor presupuesto que las anteriores, pero de magnífico resultado. Un filme que puede compararse, salvando las distancias, a Buried. La película de Rodrigo Cortés es mucho más impactante y genera más tensión, estar en un ataúd a punto de morir es lo que tiene. La situación de Ivan Locke no es tan crítica, pero un gran y solitario Tom Hardy expresa a la perfección la frustración que siente su personaje.

Tom Hardy, uno de los hombres de moda en los últimos años, sigue creciendo como actor. Su rostro es el único que vemos en esta película y durante todo el metraje no sale de su coche, ese BMW plateado que corre para llegar a Londres. Todo un reto para el intérprete británico, que no hace sino sumar puntos en su cada vez más dilatada carrera.

En la versión original de la película, además del cautivador acento británico de Hardy, escuchamos al otro lado del teléfono otras voces conocidas: Ruth Wilson, la fascinante Alice Morgan de Luther; Andrew Scott, el perverso Moriarty de Sherlock; Olivia Colman… No sé cómo será el doblaje, pero siendo una película en la que únicamente vemos un intérprete en pantalla, muy bueno debe ser para igualar el original.

[Spoilers a partir de aquí]

Unos breves apuntes sobre la trama: me parece muy acertada la metáfora que une la profesión de Ivan Locke con su propia vida. Locke le recuerda a Donal la importancia de trabajar bien el hormigón, pues de él dependen los cimientos de un edificio. Son precisamente los cimientos de su vida los que están empezando a resquebrajarse y, quién sabe, si acabarán derrumbándose.

A pesar de que Locke cometió el error de serle infiel a su mujer, el espectador empatiza con él. Y no sólo con él. Entendemos todas las posturas que se nos muestran a través de la línea telefónica: la incredulidad de Katrina cuando su marido le cuenta la verdad, la desesperación de Bethan al verse sola a punto de dar a luz, la angustia de Donal al tener que comerse el marrón de coordinar la obra, la alegría y posterior incertidumbre de Sean y Eddie al celebrar la victoria de su equipo y darse cuenta después de que algo raro pasa en casa…

Seguramente, tras ese final abierto, la mayoría coincidimos en llegar a una misma conclusión: Ivan, a diferencia de su padre, da su apellido al bebé que ha tenido con Bethan y se responsabiliza de él toda su vida; Katrina, tras pensarlo con calma, permite que su marido regrese al hogar familiar; el bastard de Gareth comprueba que la obra ha evolucionado sin problemas y anula el despido de Ivan… O no. Puede que, como el propio Locke admitía en la frase copiada al comienzo de este post, se quede sin trabajo, sin mujer y sin hogar. Que cada cual elija el final que prefiera.

Ruth Wilson, Tom Hardy y Andrew Scott.

Ruth Wilson, Tom Hardy y Andrew Scott.

Begin again

El verano es tiempo de asueto, dispersión y divertimento lo que tiene su fiel reflejo en la temporada cinematográfica. Acción y grandes explosiones inundan las pantallas de blockbusters. Sin embargo, también hay espacio para disfrutar con una sonrisa y mucha ternura de una historia íntima, como un disco de música folk.

Begin again llegó a nuestras pantallas para llenar ese hueco y posiblemente se convierta en la sorpresa más agradable de este estío, recuperando a la frágil, en este caso también dulce, Keira Knightley y confirmando el buen momento de un Mark Ruffalo en su madurez interpretativa, al margen de masas verdes.

trailer-for-once-directors-new-film-begin-again-with-mark-ruffalo

Tras un desengaño amoroso, Gretta Keira Knightley– conoce en un bar a Dan, un productor y manager musical –Mark Ruffalo– que deambula perdido en la vida en busca de nuevo comienzo profesional y personal. Ella, escéptica ante cualquier oferta, acaba aceptando el gran reto planteado por su Higgins particular: la grabación de un disco en directo en calles y azoteas de Nueva York que significará algo más que un Volver a empezar.

Por supuesto, el relato se verá acompañado de una banda sonora llena de estupendos cortes que nos van describiendo sentimientos, sensaciones y recuerdos con la excusa narrativa de la creación del disco al margen de la industria, siendo otro de los ejes que vertebran esta historia la visión un tanto idealista e ingenua del Ser y Deber ser del negocio cuyos créditos finales subrayan ese afán de Pepito Grillo capriano de la cinta.

La original forma de presentar y desarrollar esta comedia romántica sigue la estela de la nueva ola indie, no en producción sino en estilo e interpretación de los géneros, que da un soplo de aire fresco al género. Sin saber si estamos ante una rom-com que utiliza la música como hilo argumental o un musical romántico con planteamiento actualizado, Begin again consigue vendernos un producto ya conocido con una nota diferente de color. O, más bien, deberíamos decir de música.

Así, aunque la película no acabe de salir del estereotipo en la composición de personajes y situaciones –llegando a alcanzar la caricatura en la recreación de la rock star de un desdibujado Adam Levine con barba ¿postiza?– John Carney, director de la aclamada Once, vuelve a conseguir aunar música y romanticismo en su particular intento por renovar estos dos géneros, a través de su mezcla que, sálvese el oxímoron argumental, no hace otra cosa que recuperar herramientas ya utilizadas, como el rodaje en exteriores o los números musicales íntimos al margen de los lugares comunes propios del género sentimental.

Todo lo anterior no puede hacernos olvidar el gran mérito de esta suerte de Pigmalion: la creación de momentos de auténtica melomanía y amor a la ciudad de los rascacielos –a destacar la presentación de los protagonistas en el pub, el paseo que se dan a dos clavijas por las calles de Nueva York, la interpretación de los instrumentos sin músicos o los deliciosos cortes de grabación del disco– que, en definitiva, arrojan un rayo de Sol, más allá de los focos de la popularidad.

‘Fargo’, la serie del millón de dólares

fargo-lester-nygaard-jail

A pesar de que mi compañero Julio recomendaba Fargo desde la emisión de su piloto, decidí reservar la serie para un tiempo de vacas flacas y ninguna época mejor que verano para devorarla. Once días me ha costado ver los diez capítulos, un dato bastante significativo para comprobar cómo de buena y adictiva es la serie.

Fargo está inspirada en la película homónima de los hermanos Coen, estrenada en 1996 y ganadora de dos Oscar (Mejor Guión y Mejor Actriz, Frances McDormand). La serie puede ser seguida perfectamente sin necesidad de haber visto la película. El único guiño destacable es ese millón de dólares que Carl (Steve Buscemi) escondió en el film y que en la serie es encontrado por Stavros, el rey de los supermercados. Al margen de eso, la trama nos sitúa de nuevo en Minnesota, pero esta vez en 2006, diecinueve años más tarde que la película de los Coen.

10 nominaciones a los Emmy es una buena cifra para una serie que ha sido de lo mejorcito en lo que llevamos de año. Junto a True Detective, ha sido el estreno más impactante de 2014 y ya está renovada para una segunda temporada, que será independiente de lo que ya hemos visto en estos primeros diez capítulos.

Siguiendo la estela de las últimas grandes producciones para televisión, el reparto está compuesto por intérpretes que ya tienen experiencia en cine y que buscan nuevas experiencias en la pequeña pantalla. Billy Bob Thornton y Martin Freeman encabezan un elenco de actores que saben manejarse a la perfección entre el drama y la comedia. En el caso de Freeman, además de verle últimamente en la piel de Bilbo en The Hobbit, ya estamos acostumbrados a verle en series, especialmente en Sherlock. Para Thornton, encarnar a Lorne Malvo ha sido el gran éxito de su vida, si no contamos que estuvo casado con Angelina Jolie. “Eh, pero si también ganó un Oscar…”. Me da igual. Lorne Malvo y Angelina. Punto.

aces-billy-bob-thornton-lorne-malvo

Junto a ellos, podemos ver otros nombres y rostros conocidos, como Colin Hanks (Gus Grimly), Bob Odenkirk (Bill), Keith Carradine (Lou) o Adam Goldberg (Mr. Numbers). Menos conocida, pero más relevante en la trama es Allison Tolman, en el papel de Molly Solverson, un personaje tenaz e incansable que, a pesar de representar a las fuerzas de la ley, no es tan empático como Lorne Malvo o Lester Nygaard. Por lo menos, para mí.

No son pocos los que han comparado a Lester Nygaard con Walter White. Son varios los puntos en común que tienen ambos personajes: son pringados y, poco a poco, van adquiriendo poder a la vez que abrazan el lado oscuro; el clásico sombrero de Heisenberg tiene su espejo en el abrigo naranja de Lester; sus antiguos aliados, Jesse y Lorne, acaban siendo sus máximos perseguidores; ambos acaban muertos. En definitiva, es inevitable que, quien haya visto Breaking Bad, no piense en Walter al ver la transformación de Lester, especialmente en ese sexto capítulo, que cierra con la malévola sonrisa del vendedor de seguros tras haber plantado las pruebas que incriminan a su hermano.

Noah Hawley, que no tenía gran experiencia hasta ahora, se ha coronado escribiendo el guión de la serie. Personalmente, el único punto flaco que le veo a esta primera temporada, además de que, como ya he dicho, no termino de conectar con el personaje de Molly, es la ineptitud de los dos agentes del FBI. No ya sólo porque se les escape todo el asalto de Lorne Malvo a la mafia de Fargo, puesto que ese pacto de lectura lo firmo sin problemas, pero que sean tan lerdos me chirría un poco. Ninguno de sus diálogos es propio de un policía y su único momento de lucidez es cuando alaban a Molly tras ver ese tablón donde se conectan todos los sospechosos y las pistas del caso (la referencia aquí sería Homeland y la obsesiva Carrie Mathison).

Al margen de esa pequeña puntilla, la cadena FX ha encontrado un gran filón con esta serie. Ya hay una cosa previsible: quienes, como yo, nos reservamos esta primera temporada para cuando tuviéramos tiempo, no haremos lo mismo con la segunda: estaremos enganchados desde el primer capítulo. Os lo aseguro.

fargo-molly-bill-fbi

’24: Live Another Day’. Jack Bauer es eterno

Jack Bauer no se rodea de feas precisamente...

Jack Bauer no se rodea de feas precisamente…

Jack Bauer partía la pana en 2001, cuando se estrenó la primera temporada de 24, y lo seguía haciendo en 2010, cuando la serie finalizó con su octava campaña. Pero la vida sin Jack no era igual y Kiefer Sutherland volvió a meterse en la piel del abnegado héroe norteamericano para deleitar a los fans con una última entrega, condensada en la mitad de capítulos, pero con más intensidad que nunca. En mi opinión, la mejor de todas.

La acción de este 24: Live Another Day transcurre en Londres, donde durante 12 horas la mitad del globo y parte de otras galaxias están puestas en peligro. Jack resurge de las cenizas sólo para salvar la vida de su admirado presidente James Heller. Pero, cómo no, le falta su inseparable Chloe. Persecuciones, disparos, damn it!

Los villanos de esta temporada también han sido de altura. Mención especial para Michelle Fairley, que dejó su rol como mamá Stark para liderar la venganza por la muerte de su marido. Tan firmemente cree en su causa que no teme llevarse por delante a su yerno, su hija y casi consigue su propósito de que Heller se inmole para salvar al pueblo londinense. Con quien no contaba era con Jack Bauer. Estábamos acostumbrados a las torturas de Bauer, pero ese puenting sin cuerda de Margot Al-Harazi fue de un nivel superior. Tanto por la forma de la muerte como por pensar que esa iba a ser la gran trama de la temporada… y no. Robert Cochran y Joel Surnow, los encargados de dar vida a este proyecto, tenían más sorpresas en la recámara.

Antes de que Al-Harazi muriera, habíamos podido volver a ver a Audrey, antiguo amor de Jack, casada ahora con Mark Boudreau, jefe de gabinete de Heller y pequeña ratilla traicionera. Además, y para variar, lío en la CIA. La voluntariosa agente Kate Morgan pasa de repudiada por un “crimen” que no cometió (al estilo El Equipo A) a mano derecha de Bauer. El típico informático que se huele algo, Jordan, acaba en el otro barrio; el agente Erik Ritter, de antipático a coleguita; y, cómo no, el jefazo está lleno de mierda. Lo de Steve Navarro se ve a la legua, pero es un pequeño bache que permitimos.

La banda gótica underground de la que forma parte Chloe también deja bastante que desear. Ni la voz de ultratumba de Adrian Cross se salva. De hecho, cero pena con que los chinos se los cargaran a todos. Hablando de chinos, y de rusos, me gusta su reaparición. Al menos, así se ve lo importante que ha sido y es Jack. No es un mero patriota que jodió a alguien en el pasado. Es el tipo más duro y escurridizo del mundo, por el que merece la pena mover cielo y tierra para capturarlo y hacer con él lo que quieras. O lo que puedas.

Los doce capítulos se devoran con ganas, pero es que el final es sublime. ¿Que Audrey está a punto de encontrar una solución? Portazo a esa salida. Y, qué coño, nos cargamos también a Audrey. Total, su padre luego no se va a acordar. Los jefazos de la marina y armada americana con ganas de marcha, mientras el presidente chino se inmuta menos que Chuck Norris frente a un espejo. Me gusta, y mucho, que en esta series finale se destaque a dos secundarios: Belcheck y Ron. Manos derechas fieles de Jack y Heller, respectivamente. Un apoyo hasta el final.

"MIerda, creo que la he liado parda".

“MIerda, creo que la he liado parda”.

Ese Jack Bauer al filo del suicidio tras enterarse del fallecimiento de Audrey, que acaba cosiendo a balazos a todo el que se le ponga por delante. ¿Y a Cheng Zhi? Pues al chino que le corten la cabeza, como diría la Reina de Corazones del País de las Maravillas. A Bauer nadie le pide explicaciones esta vez por sus acciones. La agente Morgan parece que se toma un respiro de la CIA. Un respiro es lo que aguantamos al escuchar las palabras que Heller le dirige al Primer Ministro británico antes de acompañar el féretro de su hija. Uf.

Y Jack. ¿Volveremos a ver a nuestro viejo amigo? Porque sí, aunque él crea que Chloe es su única amiga, aquí tiene a una legión de fieles esperando un regreso aún más triunfal que el de este 24: Live Another Day. El listón está alto, pero si alguien puede superarlo es él. Jack. Bauer. Damn it!

Calendario Estrenos Series Junio 2014

Calendario-Estrenos-Series-Junio-2014

Llega junio, el verano, la playa, las terrazas y un buen número de estrenos y regresos. Junio es el mes de las cadenas de cable, el momento en que todos estos canales estrenan algunas de sus grandes apuestas que, en otro momento del año, se verían eclipsadas por las series de las networks. Vamos a repasar lo más interesante que nos llega.

En Estados Unidos, hoy mismo llega Halt and Catch Fire, una serie que muestra los entresijo de la industria tecnológica en California en los años ochenta. Otros estrenos interesantes son: Power (Starz), Murder in the First (TNT), Dominion (SyFy), The Last Ship (TNT), Tyrant (FX) y The Leftovers (HBO). Tampoco nos podemos olvidar de los regresos de Longmire, Orange is the New Black, Under the Dome, Falling Skies, Rizzoli & Isles, Defiance, Rectify o el estreno de la última temporada de True Blood.

En España veremos algunas de las series que se estrenan en USA este verano y que llegarán pocos días después. Series como Orange is the New Black, Defiance, Falling Skies y The Leftovers.

Un gran menú para este inicio de verano, con muchas series de ciencia ficción y fantasía.

FECHA
SERIES
TEMP
CADENA
DOMINGO 1
HALT AND CATCH FIRE
DOMINGO 1
*DOCTORA EN ALABAMA
LUNES 2
LONGMIRE
LUNES 2
MISTRESSES
JUEVES 5
*THE MOB DOCTOR
JUEVES 5
*DAÑOS Y PERJUICIOS

VIERNES 6
ORANGE IS THE…
SÁBADO 7
POWER
SÁBADO 7
*ORANGE IS THE… (VOSE)
LUNES 9
MAJOR CRIMES
LUNES 9
MURDER IN THE FIRST
LUNES 9
*CRISIS
LUNES 9
*DOS HOMBRES Y MEDIO
11ª
MARTES 10
CHASING LIFE

MARTES 10
PRETTY LITTLE LIARS
MARTES 10
ROYAL PAINS
MARTES 10
WORKING WITH ENGELS
MIÉRCOLES 11
GRACELAND
MIÉRCOLES 11
SUITS
VIERNES 13
*ARCHER
SÁBADO 14
*ORANGE IS THE… (DOBLADA)
LUNES 16
THE FOSTERS
MARTES 17
PERCEPTION
MARTES 17
RIZZOLI & ISLES
JUEVES 19
DEFIANCE
JUEVES 19
DOMINION
JUEVES 19
RECTIFY

JUEVES 19
ROOKIE BLUE
VIERNES 20
*DEFIANCE
SÁBADO 21
ALMOST ROYAL
DOMINGO 22
TRUE BLOOD
DOMINGO 22
FALLING SKIES
DOMINGO 22
THE LAST SHIP
LUNES 23
TEEN WOLF
LUNES 23
*TRUE BLOOD

MARTES 24
COVERT AFFAIRS
MARTES 24
TYRANT
MARTES 24
*FALLING SKIES
MIÉRCOLES 25
MISTERY GIRLS
MIÉRCOLES 25
*WILFRED
MIÉRCOLES 25
YOUNG AND HUNGRY
MIÉRCOLES 25
*EPISODES
DOMINGO 29
THE LEFTOVERS
DOMINGO 29
RECKLESS
DOMINGO 29
UNFORGETTABLE
LUNES 30
UNDER THE DOME
LUNES 30
*THE LEFTOVERS

Audrey Hepburn. 10 milagros de una Cara con Ángel

Audrey Hepburn fue, es y será una imagen irrepetible, una cara con ángel que acompañaba la dulce y sensible personalidad de su dueña. Sus grandes ojos de mirada clara y su perfil de trazos limpios nos enamoraban cada vez que la veíamos en pantalla. Ella no tenía la culpa. La pintaron así.

Elegante, delicada y, sin embargo, cálida y transparente, en el 85 aniversario de su nacimiento recordamos sus 10 papeles con los que más hemos disfrutado:

1. Vacaciones en Roma (Roman Holiday, 1953). Era su primer papel protagonista. Gregory Peck era la estrella. Pero ella llegó para quedarse. Su papel de princesa rebelde no sólo la catapultó hacia la fama sino que además le reportó el Oscar.

2. Sabrina (Sabrina, 1954). Su aspecto inocente pero siempre elegante la hizo perfecta para el papel de la hija del chófer enamorada desde la niñez del señorito William Holden, en esta versión moderna del patito feo, y si no, que le pregunten a Boogie. Fue su primer encuentro profesional con el mundo de la moda y con la ciudad de París, a los cuales se vería muy unida durante el resto de su carrera.

3. Una cara con ángel (Funny face, 1957). Stanley Donen sería un gran aliado a lo largo de la carrera de Audrey Hepburn. Su primer encuentro fue esta comedia musical donde demostraría no sólo sus dotes como actriz, sino también como bailarina y cantante (aunque a lo largo de su carrera se lo negarían). Su partenaire fue el gran Fred Astaire, quien manifestó: “Simplemente dije a mis representantes que se olvidaran de todos los demás proyectos para mí. Aguardaba a Audrey Hepburn. Ella había pedido trabajar conmigo, y yo estaba preparado. Ésa podía ser mi última y gran oportunidad de trabajar con la gran y encantadora Audrey, y no pensaba perdérmela. Punto”.

 

Audrey-in-Funny-Face-audrey-hepburn-4476042-852-480

4. Historia de una monja (The Nun´s Story, 1959). La película de Zinnemann supuso un nuevo hito en la carrera de Audrey Hepburn, no sólo porque narraba la intensa vida de Gabrielle Van der Mal sino porque, según palabras de la propia protagonista, fue la película que cambió su vida y a partir de la cual se volcó más en sus trabajos humanitarios.

5. Desayuno con diamantes (Breakfast at Tiffany´s, 1961). Su consagración como icono de la cultura popular. Esta comedia melancólica, si es que puede utlizarse este oxímoron, la elevó a icono del cine, de la moda, de la mujer, y por qué no, también del hombre. Y, por supuesto, acompañada de Henry Mancini y su Moon River.

6. Charada (Charade, 1963). La deria de Hitchcock por las rubias hizo que no contara nunca con Audrey Hepburn para alguna de sus películas. Craso error el del maestro, que fue en parte reparado por Stanley Donen, quien dirigió este clásico del suspense con mucho glamour (y con Cary Grant).

Audrey-in-Charade-audrey-hepburn-4298713-720-405

7. My fair lady (My fair lady, 1964). George Cukor, consagrado como director de actrices, no podía desaprovechar la oportunidad de dirigir a uno de los mayores iconos femeninos de la historia del cine. La adaptación del musical basado en la obra Pigmalion de George Bernard Shaw es todo un espectáculo de estilo con grandes interpretaciones. Hepburn ve ensombrecido su trabajo por el doblaje en las canciones (sin mencionar ya el doblaje español, del cual es más que obligado abstenerse).

8- Sola en la oscuridad (Wait until dark, 1967). Hepburn repitió en el suspense gracias a Terence Young. Audrey asumió el papel de una chica ciega que se ve envuelta en una trama alrededor de un paquete de droga. La actriz sumó a su frágil silueta el hecho de tener que interpretar a una invidente lo cual le supuso una nueva nominación al Oscar.

9- Dos en la carretera (Two for the road, 1967). Stanley Donen volvería a colaborar con Audrey Hepburn en esta road movie que disecciona las relaciones de pareja con humor pero también con saña. Cada frase que se pronuncia es un pinchazo en el estómago. Hepburn, en un gran momento de madurez, da el perfecto contrapunto sereno y alegre de un malencarado Albert Finney.

Audrey Hepburn Two for Road

10- Robin y Marian (Robin and Marian, 1976). Crepuscular visión de la leyenda de Robin Hood por parte de Richard Lester. Audrey Hepburn, que llevaba 9 años sin actuar, realizó su último papel relevante con una lucidez y sensibilidad que sacude al espectador. Eso y su declaración de amor eterno:

“I love you. More than all you know. I love you more than children. More than fields I’ve planted with my hands. I love you more than morning prayers or peace or food to eat. I love you more than sunlight, more than flesh or joy, or one more day. I love you… more than God”.

Calendario Estrenos Series Mayo 2014

calendario-series-mayo-2014

A falta de la noticia de algún estreno más, estas serán las series que veremos en este mes de mayo. Un mes en el que finalizan la gran mayoría de las series de las network y que, pese a no ser muy abundante en estrenos, sí nos llegan algunos muy interesantes.

En USA tendremos el esperado regreso de Jack Bauer (Kiefer Sutherland) con 24: Live Another Day, todo un acontecimiento. Además tendremos los estrenos de Gang Related, Penny Dreadful, Crossbones, la miniserie Rosemary’s Baby (La Semilla del Diablo) y las nuevas temporadas de Louie y Derek.

En UK llega la segunda temporada de In The Flesh, una de las mejores series de la temporada pasada. Y en España nos llegarán 24: Live Another Day, la segunda temporada de Banshee, la serie de piratas Black Sails, la cuarta temporada de ‘The Walking Dead’, en abierto, o la temporada final de Being Human (Casi Humanos).

Espero que os guste el menú.

FECHA
SERIES
TEMP
CADENA
DOMINGO 4
IN THE FLESH
LUNES 5
24: LIVE ANOTHER DAY
LUNES 5
LOUIE
LUNES 5
*LA REINA DE LAS SOMBRAS
LUNES 5
*THE WALKING DEAD
LUNES 5
*BLACK SAILS

JUEVES 8
*24:LIVE ANOTHER DAY
VIERNES 9
*ELEMENTARY
SÁBADO 10
IN THE FLESH
SÁBADO 10
*LOUIE (VOSE)
DOMINGO 11
ROSEMARY’S BABY
MINI
DOMINGO 11
PENNY DREADFUL
LUNES 12
*BEING HUMAN
DOMINGO 18
*RAKE

MIÉRCOLES 21
MOTIVE
MIÉRCOLES 21
*BANSHEE
JUEVES 22
GANG RELATED
MARTES 27
THE NIGHT SHIFT
JUEVES 29
UNDATEABLE
VIERNES 30
CROSSBONES
VIERNES 30
DEREK

*Con asterisco, las series que se estrenan en España.
*Serie de Estreno.
*Temporada Final/Cancelada.