Las chicas del cable, el primer enredo de Netflix en España

Hace ya unas semanas que llegó la primera serie de Netflix producida en España. Estaréis más que acostumbrados a encontraros con carteles de Blanca Suárez, Maggie Civantos, Nadia de Santiago y Ana Fernández que rezan titulares como “valientes”, “frágiles”, etc. Sí, esa pedazo campaña publicitaria es la de Las chicas del cable. A diferencia de lo que se esperaban muchos –excepto aquellos que tengan un mínimo conocimiento sobre la marca Bambú Producciones–, la decepción cae encima de todos como una losa.

Las-chicas-del-cable

La inocente, la progre, la sometida y la misteriosa

A pesar de lo que prometía en sus tráilers, en los anuncios de Spotify y en la publicidad a pie de calle, ese homenaje a la mujer luchadora de los años pre-guerra desaparece de la serie desde el minuto cero para caer en los mismos romances, envidias, adulterios y triángulos que ya hemos visto en Velvet. Las chicas del cable no es más que Velvet pero, en vez de costureras, esta vez sus protagonistas son telefonistas.

Incluso el bagaje misterioso que se le intenta dar a la protagonista (Blanca Suárez) únicamente le sirve como relleno y excusa para tener algún hilo del que estirar. El vestuario y la ambientación están conseguidos e incluso se han tomado la licencia de “marcarse” música más actual, que quizá a alguno le chirría. Pero hasta ahí, no hay más. Esto es Las chicas del cable: 1 + 1 = 2. Una simpleza. Eso sí, este producto les va a encantar y a enganchar a los acérrimos fans de Velvet, porque Bambú conoce muy bien a su público.

las-chicas-del-cable-netflix

Pobre eterno niño de mamá incomprendido

Diría que llama la atención que las escenas de sexo más explícitas son las protagonizadas por lesbianas pero, conociendo a la productora, no es de extrañar. Cumple con todos los temas que están ahora en boga –que no en los años 30–, hasta la ideología de género se cuela por todas partes. Por no mencionar la apología de “nos han educado para amar a los hombres, pero no tiene por qué ser así”, que son tan forzadas que no convencen.

Lo que más pena da, además de que se degrade el concepto “amar” y que la oportunidad de un verdadero homenaje a esas mujeres se haya perdido, es que esta serie sea la única que se haya estrenado mundialmente y todos crean que en España no somos capaces de crear historias originales, auténticas y, sobre todo, buenas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s