Lion, vuelta a casa vía Google Earth

lion-movie

I need you, Google.

Los olores tienen la capacidad directa de despertar emociones. Los recuerdos de las imágenes y los sonidos pierden fuerza con los años, pero el sentido del olfato está fijado en el mismo lugar que la memoria. Así es como Saroo Brierley conecta con su pasado: gracias al olor que desprende la comida india.

Lion es el primer largometraje de Garth Davis (ya conocido en la miniserie Top of the Lake) y cuenta la historia de un joven en busca de sus orígenes. La primera parte es la más cruda y realista. El director es capaz de sumergirnos en la desesperación de Saroo, un niño de cinco años perdido en la inmensa India a cientos de kilómetros de su familia. La pobreza del país, la incapacidad de comunicarse por la diferencia de lenguas y el vasto territorio lleno de personas tan poco “humanas”, son las primeras pinceladas del relato.

Una pareja australiana, donde encontramos a la maravillosa Nicole Kidman, adopta al pequeño. Veinte años después es cuando comienza el segundo relato. Dev Patel encarna al Saroo adulto que se marcha de casa para estudiar. Allí conocerá a Lucy -interpretada por Rooney Mara– , la que será su novia, su mayor confidente y apoyo emocional, con quien comparte cama en prácticamente todas sus escenas. Igual les ajustaron el presupuesto para rodarlas y decidieron unificar localizaciones.

lion-nicole-kidman

Qué tierno, ¿verdad?

El melodrama y la lágrima fácil de esta segunda parte viajan a través de Google Earth, la culpabilidad de Saroo por perderse y la vergüenza de buscar su hogar ante su familia adoptiva que tanto le ha dado. Sin embargo, director y guionista saben llevar al espectador al momento justo para que el sentimentalismo no resulte excesivo.

Es inevitable que nos recuerde a Slumdog Millionaire por todo lo que comparten: Dev Patel, la pobreza de la India, una historia basada en hechos reales. Luke Davies ha adaptado el libro “Un largo camino a casa” del propio Saroo Brierley, a través del cual nos habla de la familia y el origen, el amor paternal más allá de compartir sangre y, en el fondo, de encontrarse a uno mismo. Y para ello necesitamos saber de dónde venimos.

A mi parecer -y sin dudarlo-, lo mejor de la película es la banda sonora que componen los pianistas Dustin O’Halloran y Hauschka y que, ante la sorpresa de todos, han recibido una nominación al Oscar. Sin olvidar el excepcional trabajo de Sunny Pawar (el pequeño Saroo), cabe destacar el de sus otros intérpretes que también optan a la estatuilla dorada. Ocho años después de su descubrimiento, Dev Patel se ha convertido en el mazao bollywoodiense capaz de desenvolverse perfectamente con un papel tan sufrido como complejo. Y, por otro lado, pese a ocupar pequeños ratos en el filme, tenemos a Nicole Kidman manejando con maestría a un personaje absolutamente encomiable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s