Loving, el crimen de estar casado

loving1

Ruth Negga y Joel Edgerton interpretan a la pareja protagonista

“Tell the judge I love my wife”. Es en los compases finales de la película cuando entendemos realmente de qué trata -obviando, aunque esté tentado, el juego de palabras- la quinta cinta de Jeff Nichols. A priori, Loving parece una de esas propuestas hollywoodienses que nos anima a acudir a las salas con pañuelos en mano. Pero este no es el caso. Fans de Nicholas Sparks, alejaos.

Este melodrama ambientado a finales de los 50 está cocinado a fuego lento, sin tintes ni excesos musicales para incidir al lagrimeo colectivo. Basta con conocer un poco la obra de este joven cineasta -destacando las aclamadas Mud y Take Shelter– para saber que sus pisadas se encaminan hacia el sector independiente del cine norteamericano. Jeff Nichols dirige y escribe todas sus historias, lo que le permite aportar siempre esa cercanía entre personaje y espectador que los grandes estudios y sus superproducciones le vetarían.

Richard y Mildred Loving nunca pretendieron protagonizar ninguna historia. Ni mucho menos ser reconocidos como héroes en la lucha por los derechos de los matrimonios interraciales. De hecho, si vivieran, seguro que les daría todo el corte del mundo pisar una alfombra roja. Por esta razón, Nichols les “aleja” de los juzgados y se centra en su drama cotidiano, su frustración por tener que acatar una ley injusta y abandonar a su familia y su anhelada Virginia si quieren seguir juntos. La historia ya nos la sabemos. Sabemos cómo acaba, pero queremos conocerles a ellos. Eso es lo verdaderamente relevante. Aunque baja va bajando el ritmo a medida que se acerca al final, acierta dándole este enfoque.

loving-shannon2

Michael Shannon y Jeff Nichols siguen con su célebre bromance

No cabe duda de que el mayor activo de Loving reside en sus interpretaciones. Ruth Negga aporta la dulzura, la inteligencia y la integridad de Mildred, que tantas veces necesita el tosco, trabajador y protector Richard que encarna Joel Edgerton con una contención fascinante. Lo poco que necesitan para transmitirnos -y transmitirse- sus sentimientos es lo más admirable de sus actuaciones. Parcos y sencillos en sus intervenciones, apenas mantienen diálogos que consideraríamos necesarios en ciertos momentos del relato. Ah, y por ahí aparece también Michael Shannon interpretando al fotógrafo del reportaje “The Crime of Being Married” para la revista Time. De una forma u otra debe aparecer en cada una de las pelis de su gran amigo Jeff.

Cabe reconocer que Focus Features -la distribuidora de esta cinta- eligió un buen momento para traernos una película de estas características. Con la polémica de los #OscarsSoWhite del año pasado y situando su estreno a pocos meses de que se cumplan 50 años de la histórica sentencia en el caso Loving vs Virginia, sorprende que haya pasado tan desapercibida ante los académicos y el gran público. Aunque Hollywood siga sin apostar por este tipo de productos, como indica Dani Martínez Mantilla en Vanity FairLoving es una historia que merece ser vista tanto como merece ser contada.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s