’24: Live Another Day’. Jack Bauer es eterno

Jack Bauer no se rodea de feas precisamente...

Jack Bauer no se rodea de feas precisamente…

Jack Bauer partía la pana en 2001, cuando se estrenó la primera temporada de 24, y lo seguía haciendo en 2010, cuando la serie finalizó con su octava campaña. Pero la vida sin Jack no era igual y Kiefer Sutherland volvió a meterse en la piel del abnegado héroe norteamericano para deleitar a los fans con una última entrega, condensada en la mitad de capítulos, pero con más intensidad que nunca. En mi opinión, la mejor de todas.

La acción de este 24: Live Another Day transcurre en Londres, donde durante 12 horas la mitad del globo y parte de otras galaxias están puestas en peligro. Jack resurge de las cenizas sólo para salvar la vida de su admirado presidente James Heller. Pero, cómo no, le falta su inseparable Chloe. Persecuciones, disparos, damn it!

Los villanos de esta temporada también han sido de altura. Mención especial para Michelle Fairley, que dejó su rol como mamá Stark para liderar la venganza por la muerte de su marido. Tan firmemente cree en su causa que no teme llevarse por delante a su yerno, su hija y casi consigue su propósito de que Heller se inmole para salvar al pueblo londinense. Con quien no contaba era con Jack Bauer. Estábamos acostumbrados a las torturas de Bauer, pero ese puenting sin cuerda de Margot Al-Harazi fue de un nivel superior. Tanto por la forma de la muerte como por pensar que esa iba a ser la gran trama de la temporada… y no. Robert Cochran y Joel Surnow, los encargados de dar vida a este proyecto, tenían más sorpresas en la recámara.

Antes de que Al-Harazi muriera, habíamos podido volver a ver a Audrey, antiguo amor de Jack, casada ahora con Mark Boudreau, jefe de gabinete de Heller y pequeña ratilla traicionera. Además, y para variar, lío en la CIA. La voluntariosa agente Kate Morgan pasa de repudiada por un “crimen” que no cometió (al estilo El Equipo A) a mano derecha de Bauer. El típico informático que se huele algo, Jordan, acaba en el otro barrio; el agente Erik Ritter, de antipático a coleguita; y, cómo no, el jefazo está lleno de mierda. Lo de Steve Navarro se ve a la legua, pero es un pequeño bache que permitimos.

La banda gótica underground de la que forma parte Chloe también deja bastante que desear. Ni la voz de ultratumba de Adrian Cross se salva. De hecho, cero pena con que los chinos se los cargaran a todos. Hablando de chinos, y de rusos, me gusta su reaparición. Al menos, así se ve lo importante que ha sido y es Jack. No es un mero patriota que jodió a alguien en el pasado. Es el tipo más duro y escurridizo del mundo, por el que merece la pena mover cielo y tierra para capturarlo y hacer con él lo que quieras. O lo que puedas.

Los doce capítulos se devoran con ganas, pero es que el final es sublime. ¿Que Audrey está a punto de encontrar una solución? Portazo a esa salida. Y, qué coño, nos cargamos también a Audrey. Total, su padre luego no se va a acordar. Los jefazos de la marina y armada americana con ganas de marcha, mientras el presidente chino se inmuta menos que Chuck Norris frente a un espejo. Me gusta, y mucho, que en esta series finale se destaque a dos secundarios: Belcheck y Ron. Manos derechas fieles de Jack y Heller, respectivamente. Un apoyo hasta el final.

"MIerda, creo que la he liado parda".

“MIerda, creo que la he liado parda”.

Ese Jack Bauer al filo del suicidio tras enterarse del fallecimiento de Audrey, que acaba cosiendo a balazos a todo el que se le ponga por delante. ¿Y a Cheng Zhi? Pues al chino que le corten la cabeza, como diría la Reina de Corazones del País de las Maravillas. A Bauer nadie le pide explicaciones esta vez por sus acciones. La agente Morgan parece que se toma un respiro de la CIA. Un respiro es lo que aguantamos al escuchar las palabras que Heller le dirige al Primer Ministro británico antes de acompañar el féretro de su hija. Uf.

Y Jack. ¿Volveremos a ver a nuestro viejo amigo? Porque sí, aunque él crea que Chloe es su única amiga, aquí tiene a una legión de fieles esperando un regreso aún más triunfal que el de este 24: Live Another Day. El listón está alto, pero si alguien puede superarlo es él. Jack. Bauer. Damn it!

2 comentarios en “’24: Live Another Day’. Jack Bauer es eterno

  1. Buen post. Jack simboliza al mayor héroe que podamos concebir: sufridor eterno, justiciero incansable.

    No sé si ha sido la mejor temporada de todas… La 5ª fue también brillante. Pero por ahí anda.

    Los minutos de la Season Finale me recordaron mucho a los de la 1ª temporada, cuando Jack creía que su hija había muerto y ya no tenía nada que perder. Aquí pasa lo mismo, pero con Audrey, y es capaz de cargarse él solito a media jodida humanidad. Una bestia.

    Kiefer ha dicho en varias ocasiones que empieza a sentirse viejo para seguir interpretando a Jack, pero ojalá sus muchos fans le alienten a continuar. We want more.

    • Posiblemente, al tenerla tan fresca y tras este resurgir, por eso me ha parecido la mejor de todas las temporadas. Difícil calibrar todas ellas.

      Si Jack no vuelve, siempre estará en nuestros corazones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s