Sherlock, we will miss you

sherlock-wedding

Vivir tras el final de Breaking Bad es hacerlo como cuando rompes con tu novia después de varios años juntos. Lo dejáis, no siempre con un final tan positivo, y piensas en ella, pero poco a poco te vas fijando en otras. Cierto que, de vez en cuando, ella te viene a la mente y piensas “ay, qué bien hacía esto Fulanita”, pero tienes que seguir adelante. Fue bonito mientras duró, pero hay un futuro que vivir y más peces en el mar.

Sobrellevar el final de temporada de Sherlock es diferente. Esta serie es como ese último ligue que, sorprendentemente, se alarga más que un fin de semana. No es una simple distracción para pasar el rato. Sabes que no tiene tantas virtudes como aquella novia con la que compartiste tantos años y está claro que no es la mujer de tu vida, pero te vuelve loco. Y la necesitas. Te da lo que quieres y en grandes cantidades. Ese ligue /conquista / follamiga es intensa y apasionada, pero como suele suceder, un día se va. Sabes que dentro de un tiempo te la volverás a cruzar y repetiréis aventura, pero por ahora, estás solo.

Así es Sherlock. Temporadas de tres capítulos que te llenan, te extasían y te hacen pensar que nunca has visto nada igual. Pero el hechizo va perdiendo efecto con el tiempo. Hasta que se acerque la cuarta temporada y digamos totalmente convencidos: “Sí, Sherlock, te echamos en falta, we miss you”.

Esta tercera temporada comenzaba resolviendo el enigma de la no-muerte de Sherlock. Sabíamos que vivía, pero nos faltaba saber cómo lo hizo. Había interés por saciar la curiosidad, pero una vez que vimos de nuevo a Mr. Holmes en pantalla ya nada importaba. Y si estaba él, no podía andar lejos su inseparable John Watson. El reencuentro fue cómico y sirvió para introducirnos un nuevo personaje: Mary. La futura señora Watson parecía muy buenecita en los dos primeros capítulos, difícilmente podíamos imaginar que tenía un pasado oscuro.

Al igual que con Sherlock y John, nos reencontramos con Mrs. Hudson, Lestrade, Mycroft, Molly (muy fan del personaje y de sus bofetadas a Sherlock)… ¿y Moriarty? Además de Mary, hay nuevas incorporaciones, destacando los pacientes padres de Sherlock, y más misterios, muertes, una boda y hasta casi el amor en la vida de Holmes.

Sin duda, nos costará vivir sin ver en pantalla a Benedict Cumberbatch y Martin Freeman. Pero lo superaremos. A diferencia de lo que pasó tras el final de la segunda temporada, no elucubraremos miles de teorías, pero sí que deberemos llenar ese vacío que queda en nuestro corazón. Porque sí, Sherlock, we will miss you.

sherlock3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s