Tres bodas de más. Spanish movie a lo Farrelly

Cierto es que la continua comparación de lo hecho aquí con lo que se produce en Hollywood hace mucho daño al cine español porque parece que siempre pierde en la comparación. Ya se sabe. Las comparaciones. Sin embargo, es inevitable entrar en esos ejercicios equiparativos. De ahí que en muchas ocasiones rebauticemos a directores como el Hitchcock o el Spielberg españoles.

Javier Ruiz Caldera es uno de esos directores a los que podemos atribuir un sosias al otro lado del Atlántico. En este caso dos. Su querencia por la comedia alocada nos recuerda a los primeros hermanos Farrelly, capaces de meterse con todo y con todos sin tabú alguno en sus chistes y en sus gags. Así, Ruiz Caldera ha pasado de su debú en el largo con el cine paródico de la irregular pero brillante en ocasiones Spanish movie a la comedia adolescente con toques fantásticos de Promoción fantasma sin perder ni un ápice de ese punto irreverente.

Ahora presenta Tres bodas de más, lo que viene a ser un paso más en su evolución como director de comedia. RuthInma Cuesta, es una investigadora de la Universidad que acaba de romper con su último novio, lo que confirma su mala suerte con los hombres. Sin embargo, la cosa siempre puede ir a peor ya que es invitada a tres bodas, todas ellas de sus anteriores ex, donde le sucederán toda clase de calamidades.

3bodasdemas2

Si con anterioridad Javier Ruiz Caldera había pecado de falta de trascendencia o, directamente, le había dado la espalda a la historia ofreciendo todo el protagonismo al gag facilón, con Tres bodas de más consigue una trama que, a pesar de momentos más bajos que otros y un final feliz pasteloso al gusto de las rom-com, engancha a un espectador ávido de diversión y frescura,  sin abandonar por supuesto el gag alocado y, en ocasiones, tan bestia (véase el origen de la paraplejia de unos de los personajes) que los propios Farrelly estarían orgullosos.

Así, las desventuras de la protagonistas, las situaciones disparatadas y los inesperados guiños musicales conectan con una audiencia que habla el mismo idioma. En todo lo anterior, por supuesto, tiene mucho que ver una inmensa Inma Cuesta, que en su rol tragicómico arrasa con el resto del reparto, incluidos los guaperas Quim Gutiérrez y Martiño Rivas o los profesionales de la risa Paco León o Berto Romero.

De esta manera,  Tres bodas de más se convierte en un digno producto de masas, inteligente y entretenido que consigue arañar sonrisas continuas y un par de avergonzadas carcajadas. Es decir, un producto notable y vendible al que, para completar la evolución del director, habría que pedirle que la irreverencia se convirtiera no sólo en sonora risotada sino también en desvergonzada reflexión satírica. Aunque entonces le estaría pidiendo que fuera Berlanga, y eso, es mucho pedir. De momento, progresa adecuadamente.

Anuncios

2 comentarios en “Tres bodas de más. Spanish movie a lo Farrelly

  1. Muy de acuerdo contigo Sergio. Me parece una comedia bastante entretenida y Ruiz Caldera un director que va creciendo (spanish movie me parece horrenda, Promoción fantasma agradable y esta más divertida) y del que lo mejor está por llegar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s