‘The Wrestler’: la lucha contra uno mismo

the-wrestler2

En un alarde de imaginación sin parangón, los traductores de películas identificaron esta cinta con el nombre de El luchador, como antes se había traducido en algunos países Cinderella Man y, después, se rebautizaría a The Fighter. Incompetencia everywhere.

Dejando de lado estos desafortunados episodios, The Wrestler refleja como pocas películas los conflictos internos que una persona puede tener. Y, además, lo hace no solo con un personaje, sino con tres. El principal es Randy ‘el Carnero’ Robinson, brillantemente interpretado por Mickey Rourke. Randy, o Robin, es una leyenda en el mundo del wrestling, al que sigue ligado, pero que debe compaginar con su trabajo en un supermercado. A pesar de tener una hija, está solo en el mundo, ya que su compañía más cercana es una stripper llamada Cassidy. Para colmo, cuando está a punto de reeditar su combate más famoso, que le puede llevar de nuevo a la gloria, sufre un infarto, que le aleja del ring y le hace darse cuenta de lo pobre y solitaria que es su vida.

Cassidy (Marisa Tomei), que en realidad se llama Pam, es otra luchadora. Madre soltera, se ve obligada a trabajar en un club nocturno para subsistir. A pesar de que aprecia a Randy, sigue viéndolo como un cliente. La tercera en discordia es Stephanie (Evan Rachel Wood), hija de Randy, que fue tantas veces abandonada por su padre que ya no quiere saber más de él. A pesar de que Randy consigue resucitar ese vínculo paterno-filial, vuelve a decepcionar a Steph.

Mickey Rourke y Marisa Tomei fueron doblemente nominados a los Oscar y los Globos de Oro, consiguiendo únicamente Rourke el Globo de Oro. Merecidísimo reconocimiento para la película más realista de Darren Aronofsky. Las miserias humanas presentadas sin filtro y sin que repentinos milagros salven todas las historias.

[Spoilers del final]

Hacía tiempo que un final no me dejaba tan buena sensación. La última entrada al ring de El Carnero, con Sweet Child O’ Mine sonando de fondo, y su speech antes del combate cortan el aliento. Mickey Rourke, seguramente por la vida tan convulsa que ha llevado, hace suyo el personaje y transmite todo lo que Randy siente. El final al que estamos acostumbrados habría sido uno en el que Cassidy consigue convencer a Randy de que no luche, se van a vivir juntos y Stephanie perdona a su padre. Pero no. Aronofsky nos da algo más efectivo: Randy será El Carnero hasta las últimas consecuencias.

the-wrestler

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s