5×11 Breaking Bad: “Confessions”

hank-marie-confessions-breaking-bad

Después de ver cómo acababa el capítulo anterior, con Hank a punto de interrogar a un abatido Jesse, y viendo el título de este episodio, Confessions, lo lógico era pensar que el antiguo socio de Heisenberg tocara fondo del todo y largara toda la historia. Y quizás eso habría ocurrido en otra serie, pero en ésta, donde ya dijimos la semana pasada que las salidas fáciles se habían agotado, los guionistas son talentos de primera y la confesión que nos han mostrado ha sido una nueva sacada de sombrero.

Y, si ya temíamos que Jesse fuera una bomba de relojería, ahora su potencial peligro se ha elevado hasta cuotas insospechadas. Estuvo a punto de tomar la solución rápida y marcharse lejos de Albuquerque con una nueva identidad. Sí, fue idea de Walt porque es lo que más le conviene a él mismo, pero objetivamente el cambio de aires sería beneficioso para Jesse (más discutible es eso de ir a Alaska). Pero no. Ese ricino que ya vimos en el 5×09 vuelve a escena para quitarle la venda de los ojos a Pinkman. Tras el desahogo inicial con Saul, quien le confirma sus sospechas, Jesse se dirige a casa de Walt y la llena de gasolina. ¿Qué pasará? ¿La acabará incendiando o cambiará de estrategia? El fuego explicaría el estado ruinoso en que se encuentra la casa en el 5×09, pero ya no nos puede sorprender una nueva vuelta de tuerca… Eso sí, si así ha reaccionado Jesse al enterarse de que Walt fue quien envenenó a Brock, ¿cómo reaccionaría al saber que él mató a Jane?

Pero la explosión de Jesse es el cliffhanger para el próximo capítulo. Lo impactante de éste ha sido ver cómo esa supuesta confesión de Walt se convertía en una burda manipulación, como diría Bárcenas, que le sirva como protección en caso de que Hank siga empeñado en continuar la investigación. Si el espectador se ha quedado con la boca abierta, cómo se habrán sentido Hank y Marie. Especialmente el primero, que también se entera de que su tratamiento fue pagado por el hombre al que quiere ver pudrirse en la cárcel.

Un Walter Hartwell White que no solo manipula a Jesse, sino que lo hace con su propio hijo. Walter Jr ya ha sido ganado para la causa de su padre. Pase lo que pase, es difícil que Junior se vuelva contra él y Walt sabe que esa es una gran baza. Al final, “la familia es lo más importante”.

Quedan 5 capítulos. El próximo se titula Rabid Dog y es difícil pensar otro protagonista diferente que Jesse. Un Pinkman encendido (¿al igual que la casa de los White?) frente a un Walt que se arma, consciente de lo que se le viene encima, con Hank conteniendo su rabia para pensar con la cabeza fría, y Todd y compañeros merodeando por ahí con el negocio de la metanfetamina. Hagan juego.

walter-junior-confessions-breaking-bad

2 comentarios en “5×11 Breaking Bad: “Confessions”

  1. Pues como tú bien has dicho el título Confessions da a pensar que Jesse va a confersar, pero al final es un cambio de tuerca, pues con Rabid Dog se refiere a Walt, ya que tienes que pensar que en la casa hay alguien…😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s