Guerra Mundial Z. The running dead

La ventaja de tener amistades ilustradas es el conocimiento previo de aquello que teóricamente vas a ver. Según me anticipó mi ilustrada amistad, Guerra Mundial Z, la novela de Max Brooks – hijo de Mel Brooks -, es una suerte de crónica a partir de los testimonios de los supervivientes de la guerra que tuvo lugar en la Tierra entre los humanos y hordas de zombis. La aproximación a través de esos testimonios a los sucesos bélicos así como la narración coral de los mismos son, a ojos de sus admiradores, los que hacen atractiva la historia que narra, más que por ella misma, por su original acercamiento a un género tan manido como el de la pandemia zombi.

Guerra Mundial Z, la película de Marc Forster, ofrece todo lo contrario al libro en el que está basado. No hay huella de guerra ni de episodios bélicos salvo momentos puntuales. Ni siquiera de esa diferente narrativa que adoptaba el libro. El reparto coral de la novela original se reduce a la presencia estelar de Brad Pitt, cuya historia personal engulle cualquier posibilidad de ir más allá. Parecería que el guión, hasta tres veces revisado según cuentan las crónicas, tiró por la calle del medio para convertirse en adaptado, no ya de la novela, sino de cualquier película anterior de zombis, desastres naturales o amenazas extraterrestres. De hecho, se diría que del citado libro parece que sólo ha tomado el título que le da nombre.

worldwarz

Al margen de la mayor o menor fidelidad a la obra literaria que en nada importa para la valoración del filme y aunque me hubiera gustado ver ese original planteamiento en la gran pantalla la película arranca con cierto brío en la habitual presentación de la misteriosa amenaza que anuncia una película entretenida.Sin embargo, tras este ¿esperanzador? inicio, el guión, o lo que quedaba de él, deriva en una nueva-vieja película de zombis cuya mayor (por no decir única) novedad es la velocidad y voracidad de los no humanos y su facilidad para construir castillos humanos “amb folre i manilles”, como harían els xiquets de Valls.

Así, no salvado el obstáculo de la originalidad debido a la reiteración de lugares comunes nos queda la posibilidad de una historia inquietante o, al menos, interesante. Sin embargo, tampoco Guerra Mundial Z consigue superar esa prueba. Si bien es cierto que existen algunas secuencias de acción y tensión conseguidas, la narración deambula, incoherente en muchos otros momentos, en un corta-pega de pruebas de vida para mayor gloria de nuestra estrella cuyo peinado inamovible de playmobil y cara de angustia al verse alejado de su familia (made in escena final de Seven) recorren el globo terráqueo en busca de un antídoto contra los zombis. Finalmente el desenlace, que según me cuentan en nada se parece tampoco al de la novela y recuerda de manera sospechosa a una novela adaptada en la radio entre otras, cierra de manera atropellada la historia como si el presupuesto en maquillaje para los no muertos se hubiese acabado en el momento oportuno.

Toma el dinero y corre. Mathew Fox. El papel del perdido más famoso de la historia de la televisión vio su papel cortado en postproducción o no se entiende su participación en esta película.

¿Qué he hecho yo para merecer esto? Mireille Enos. Nos gusta más de detective Sarah Linden de The Killing que esperando a su marido cual sufridora del Un, dos, tres.

El fantasma de la ópera. David Morse. Su breve aparición recuerda sospechosamente como toda la película a la de Tim Robbins en esa otra superproducción. Eso sí, su cara y especialmente su boca, no.

2 comentarios en “Guerra Mundial Z. The running dead

  1. Puedo estar más o menos de acuerdo contigo excepto en lo de Brad Pitt. Aún no siendo este uno de sus mejores papeles, su presencia es siempre espectacular. Lo de Matthew Fox se debe a un cambio en la media hora larga final de la película puesto que en la primera versión su personaje cobraba un inusitado protagonismo. Por cierto, si como deduzco de tu comentario, GMZ no te ha entusiasmado, ármate de valor para ir a ver Pacific Rim.

    • Me parece que Brad Pitt ha adquirido cierto empaque con los años y aprecio su trabajo actoral, pero no en esta GMZ. Ya me tiemblan las canillas sólo de pensar en Pacific Rim. Tengo más esperanzas con Elysium. Gracias por la lectura Santi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s