Antes del anochecer

Antes de comenzar con la crítica de la, hasta el momento, ¿última? entrega de la saga de Jesse y Celine, debo decir que seguramente la trilogía de Richard Linklater sobre el amor y la relación de pareja sea uno de los más encomiables intentos de hacer de la comedia romántica algo más de lo que estamos acostumbrados a ver.

Con el punto de partida de toda incursión en el género, chico conoce chica y viceversa, Linklater y sus colaboradores actores, Ethan Hawke y Julie Delpy, han configurado una inteligente cronología, con vida y referencias propias, de la relación de dos personajes tan a priori atractivos que cada 9 años han ido lógicamente evolucionando. Así, se ha pasado del romanticismo académico hasta la monotonía y los reproches propios de toda pareja a través de tres films y de tres paisajes tan distintos como Viena, París y, no por casualidad, Grecia, tal y como hizo Stanley Donen, aunque en una sola película, Dos en la carretera, y a través de un único escenario, los campos franceses – porque la trilogía de Linklater también tiene otros grandes referentes como el citado Donen o Rohmer -.

Antesdelanochecer2

Tras destacar los puntos fuertes y loables de la trilogía, del mismo modo que lo son de la propia película que ahora se estrena, también peca de otros tantos defectos que la hacen una pretendida obra canónica sin llegar a serlo. O lo que vendría a ser, un quedarse a medias de manual. Posiblemente el problema lo tenga yo ya que el entusiasmo general tanto por sus predecesoras como por la actual hace de mi crónica totalmente a contracorriente. Sin embargo, hete aquí que aun apreciando el intento, comprendiendo que es lo que la clase magistral sobre el amor me quiere contar no acabo de conectar con unos personajes que finalmente me resultan – en alguno o muchos momentos- antipáticos y menos aún con tan excesivo guión en todo lo que pasa y se habla – y se habla mucho – en Antes del anochecer.

La citada verborrea de la que hacen gala todos y cada uno de los personajes me ahogan hasta el punto de reclamar, por no decir suplicar, algún silencio que me haga descansar de tanto discurso “inolvidable” y los aplaudidos diálogos interminables se acaban convirtiendo para mí en ídem de ídem. Solicito uno de esas pausas narrativas, una de esas miradas que me digan más de lo que las palabras creen expresar. Que sea yo quien saque alguna conclusión sin que Jesse o Celine me subrayen qué quieren decirse y decirme.

Si esto no fuera poco, como decía @JuanZavalaA en un acertado tuit “creo que a mis discusiones conyugales les falta chispa y giros de diálogo. Necesito un guionista de mi matrimonio.” Eso es quizás de lo que más peca la película de Linklater. Querer ser natural sin serlo de ninguna manera. Su necesidad por sentar cátedra en cada una de sus interpelaciones, de hilar una tras otra ingeniosa respuesta hace que la película se recree en demasía en su consabido y pretendido magisterio parejil cosa que le hace merecedor de la loa pero que de ninguna manera consigue la normalidad, o por decirlo de igual manera, la naturalidad.

Después de parecer masacrar la película de Linklater, vuelvo al inicio para elogiar de nuevo a los autores por ir más allá de lo que se espera de este género. Si mi crítica ha ido más allá de lo deseable no es sino por esperar más de lo recibido. Ya podéis empezar a atizarme.

6 comentarios en “Antes del anochecer

  1. Sí, sí. Yo te atizo pero sin violencia porque en el fondo haces un reconocimiento a esta meritoria trilogía. Estoy de acuerdo en que tanto diálogo (y tan brillante) la hacen un poco densa y por eso se necesitaría verla más veces para que no se escapara nada, pero no me parece artificiosa. Tal y como está planteada la historia no veo mejor forma de condensar 9 años de relación, con todo lo que eso conlleva.

    • No me parece densa por profunda. Entiendo perfectamente los conflictos que ambos tienen y que complican su relación de pareja. Solo pedía que se callaran un rato. Gracias por la lectura.

  2. Sin duda con tus comentarios se ve que tu vida en pareja dista mucho de la categoría de esta relación…cuando fuí a verla se salió antes de tiempo una pareja jovencita…me agradó que se fueran…al igual que me han agradado tus palabras…ya que pienso que es muy difícil tener el talento de ser así y por eso no os convence…me alegro mucho porque me siento identificado como una persona especial con una pareja especial cuando veo esta película

  3. Por fin puedo leer tu crítica, ahora que ya he acabado la trilogía. Sin duda, de las 3 es la que menos me ha gustado, aunque ha ido claramente de menos a más. Toda la parte de los griegos me sobra bastante, aporta más bien poco.
    El encanto de esta trilogía reside en los diálogos, y los silencios que bien reclamas, y eso lo tenemos en el inicio y, sobre todo, en la conversación en el hotel. Ahí sí he visto lo que me encandiló de las obras de Linklater.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s