The Killing Tercera Temporada. Vuelven los timbales a Seattle

the-killing

Una de las grandes noticias de la temporada fue la descancelación por parte de AMC de The Killing. Serie que fue cancelada tras su segunda temporada, para pocos meses después anunciar su regreso. Algo bastante inusual que podría explicarse por la falta de nuevos proyectos fiables de la cadena y por el interés de Netflix en emitirla por su servicio de streaming, entre otros motivos.

Ahora bien, con esta resurrección venían impuestas una serie de condiciones que los guionistas y productores de la serie debían aceptar. La más importante era que la nueva temporada debía cerrar el caso al final de sus doce capítulos de duración. Algo lógico, desde el punto de vista del canal, ya que ese querer alargar la serie en exceso les reportó muchas críticas y la pérdida de más de medio millón de espectadores en su segunda temporada. Por supuesto, habrá voces a favor y en contra, pero lo que está claro es que esta decisión se vería reflejada para lo bueno y para lo malo en el desarrollo de las tramas.

Para empezar diré que siempre puede resultar difícil para el espectador que un drama cambie sus tramas y todos los personajes, menos los dos protagonistas, de una temporada a otra. Pero en este caso los guionistas han acertado de pleno al conectar las dos temporadas con el pasado de Linden y aquel antiguo caso que la obsesionó, y que pudimos ver de pasada en las dos temporadas anteriores reflejado en el dibujo de aquellos árboles que tenía colgado en su apartamento. Ese nexo de unión consigue que no te sientas tan extraño ante todas las novedades y profundiza un poco más en el personaje de Linden y su obsesión con los casos que involucran a menores de edad.

the-killing-1

El nuevo caso empieza con el asesinato de una joven prostituta. Holder (Joel Kinnaman) junto a su nuevo compañero son los encargados de este caso que guarda algunas similitudes con uno investigado años atrás por Linden (Mireille Ennos) y que fue el inicio de sus problemas obsesivos. Esa similitudes entre los casos harán que, tras una visita de su antiguo compañero, Linden abandone su tranquila vida en el campo y vuelva a su antiguo trabajo en homicidios para descubrir que la conexión entres esos dos casos va más allá de una pura coincidencia.

Como decía anteriormente, el nuevo formato de temporada de doce capítulos con final cerrado puede mejorar en algunas cosas y también empeorar otras. Para empezar con la parte positiva, diré que los dos protagonistas ya se encuentran casi desde el inicio y esa relación es gran parte de la gracia de la serie, aunque de momento estén algo distanciados. La serie muestra menos sospechosos de paja, algo que me desesperaba en las anteriores temporadas. La ambientación no ha variado e incluso diría que ha añadido un toque más underground que hace que la serie sea igual de oscura, asfixiante y con la buena fotografía de costumbre. También la trama tiene ese trasfondo más social tan característico de las series y novelas escandinavas, de las que procede la serie original. Y para acabar, Ray Seward (Peter Sarsgaard), asesino confeso de su esposa y padre del niño que pinta los árboles que obsesionan a Linden. Me parece un personaje de lo más inquietante que le da a la temporada una dosis extra de misterio por todos los actos que comete en el corredor de la muerte, mientras desde fuera nos hacen ver que es inocente. Gran trabajo de Peter Sarsgaard.

the-killing-2

En la negativa. La serie ha perdido la originalidad que le daba tratar el caso desde los diferentes puntos de vista de los implicados en él. Derivado de ésto, la serie también ha perdido cierto drama e intensidad emocional. De momento tampoco tenemos esas subtramas de poder que daban a la serie cierto toque conspiranoico. Holder se ha vuelto más formal…

Seguramente habrá opiniones para todos los gustos, pero después de rozar el larguero con su cancelación, la serie ha vuelto en plena forma. Me gusta el nuevo caso, la evolución de los protagonistas, los secundarios, que la serie no haya cambiado en exceso en todo lo relacionado con su ambientación y oscuridad y que Sarah Linden esté en plena forma. Un comienzo de temporada mucho mejor y más interesante de lo que me esperaba en un principio. Sí, la serie ha cambiado un poco (menos de lo que creía), pero si ponemos en una balanza tener una nueva temporada de The Killing con algunos cambios o no tenerla, me quedo con lo primero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s