Star Trek Into Darkness

Hace ya 4 años se estrenó el reboot de la saga de la nave espacial -Halcón milenario aparte- más famosa del espacio. J.J. Abrams sorprendió a todo el mundo al alejarse de islas misteriosas para coger el timón de la USS Enterprise. Tanto el público como la crítica quedaron encantados con el resultado final. Star Trek era una película llena de entretenimiento, acción, humor y espectáculo. Además la historia, que jugaba con las realidades paralelas, tenía la suficiente complejidad para satisfacer a los trekkies de todas las generaciones y permitía la reaparición de alguno de los personajes históricos de la saga.

4 años después, Star Trek vuelve a la carga con una nueva aventura repitiendo fórmula ganadora. Tras una misión, el capitán James T. Kirk es relegado de su puesto al infringir las normas de la federación. Mientras tanto, una conspiración se está gestando a su alrededor y la Tierra y la Federación sufren dos atentados perpretados por un misterioso personaje con el siempre inquietante rostro y voz de Benedict Cumberbacht. La tripulación del Enterprise, con Kirk a la cabeza, se lanza a su persecución aunque no todo será lo que parece aparentar.

El trío Quinto-Cumberbacht-Pine se reserva las mejores escenas de Star Trek Into Darkness

Star Trek Into Darkness vuelve a ser una película llena de humor y acción. Un espectáculo de calidad. Un guión más o menos bien resuelto con una némesis digna de sus protagonistas y unos secundarios que, como ya hicieran en la primera parte de este nuevo comienzo, acompañan de manera efectiva toda la trama que se nos presenta. Todo ello es rematado con un espectáculo bien dirigido por J.J. Abrams que, visto lo visto, ha ganado con merecimientos las oposiciones a rector de la nueva trilogía de Star Wars.

No obstante, Star Trek Into Darkness adolece por ser segunda parte de la frescura de la primera. Mientras que en la cinta del 2009 todo nos resultaba novedoso -las caras nuevas para los personajes antiguos, la estética o el esquema argumental- ahora se repite de manera evidente: Los problemas disciplinarios de Kirk, las dudas de Spock, los giros de guión basados en, de nuevo, guiños al pasado de la saga -incluso cierto cameo por innecesario- y el final demasiado previsible por obvio, convierten la película en un nuevo capítulo de la serie sobre la USS Enterprise y su tripulación, más que de una obra con vida propia. Quizás ésa sea la mayor virtud y el mayor defecto de Star Trek Into Darkness. El continuismo y la reproducción de los clichés permiten la identificación con los personajes así como la asunción de la filosofía trekkie por parte de las nuevas generaciones. Sin embargo, la repetición de la fórmula que garantiza el éxito ante los fieles -los viejos y los nuevos- puede llegar a agotar al neofito por reiterativa.

¿Qué fue de Baby Jane? Robocop/Peter Weller ha vuelto pero esta vez ya no es mitad cyborg. Es general de la Federación aunque no le queda tan bien el casco. 

El cuerpo del delito. O las abdominales del delito de Alice Eve. Cuando veáis la película lo entenderéis.

Toma el dinero y corre. Leonard Nimoy acude allá donde le llamen…y más aún si quien llama a Spock es Spock y Spock contesta a Spock y… ya lo entenderéis.

¿Qué he hecho yo para merecer esto? Zoe Saldana se muere por los huesos de Spock pero la falta de humanidad de éste le sacará de quicio. Demasiado nombre para tan poca trascendencia la de Uhura.

Anuncios

Un comentario en “Star Trek Into Darkness

  1. Pingback: Estrenos En Cines. Viernes 5 de Julio. | CineSphera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s